El mercado ?>

El mercado

Hace un mes estuve en la gran ciudad de Viena, capital de la ya extinta Austro-Hungría, de los caballos Lipizzanos, así como el país natal del inmortal Wolfgang Amadeus Mozart.

viena

Austria es un país cuya belleza y riqueza cultural tiene poca competencia, ya que cuenta con una combinación entre hermosas ciudades clásicas y montañas que parecen haber caído directamente los pensamientos de Dios.

La razón por la que fui a ese gran país fue la celebración anual de un mercado de antigüedades y objetos curiosos, sobre el cual había escuchado mucho.

El mercado se celebra cerca de la parte trasera del palacio de Harrach, en una antigua casa, iluminada por velas y candelabros, que data del siglo XVIII.

Este mercado atrae a personas curiosas de todo el mundo, lo que lo hace un evento muy interesante, tanto en contenido como en substancia.

A su vez, el ambiente es armonizado por la música de un cuarteto voluntario de la orquesta sinfónica de Viena.

La comida que ahí se sirve es una combinación de cocina francesa y austriaca, cuyo resultado son platos finos y fuertes, que hacen al paladar bailar melodías desconocidas y  un tanto adictivas.

Por supuesto que iba solamente con la intención de ver y no comprar, ya que los precios ahí por lo general son astronómicos.

viena-mercado El primer objeto que vi, para mi gran sorpresa, fue un teléfono celular del año 2015, con cámara digital. Al principio pensé que era algún tipo de broma de carácter muy sarcástico; sin embargo no era así, ya que lo que se estaba mostrando no era el teléfono en sí, sino la aplicación dentro de éste.

En pocas  palabras, se trataba de una app que enseña a todo tipo de público, paso a paso, como tocar cualquier instrumento, desde violonchelo hasta jambe.  Al ver la demostración, me di cuenta de que en realidad todo el mundo podría aprender, debido a las excelentes y simples instrucciones otorgadas por verdaderos expertos en la materia.

El segundo objeto que vi fue una serie de correspondencia entre Napoleón Bonaparte y su esposa Josefina durante la campaña de Egipto.  Lo interesante de estas cartas es que mostraban la humanidad que existía dentro del máximo conquistador de la historia, ya que éste expresaba sus celos y descontentos al sospechar que su esposa le era infiel con distintas y distinguidas figuras de la sociedad francesa de los principios del siglo XIX. A su vez, las respuestas de Josefina eran sumamente interesantes, ya que ella conocía a Napoleón mejor que nadie en este mundo y llegó a tener mayor influencia sobre él, a tal grado que la últimas palabra que dijo el emperador antes de morir en Santa Helena fue  Josefina, tal como la última palabra de aquella vanidosa emperatriz al morir sola y en exilio fue Bonaparte.

La tercera cosa interesantísima que vi era una venta de sillas plegables, que fueron utilizadas por los trabajadores que construyeron el estadio Maracaná en una ceremonia al finalizar la construcción.

Así fue, querido amigo, mi experiencia en aquella feria de curiosidades mayúsculas.

Dime cómo viajas y te diré dónde hospedarte ?>

Dime cómo viajas y te diré dónde hospedarte

¿Qué investigas y reservas cuando planeas un viaje? Probablemente, como la mayoría de las personas, te concentras en tres aspectos fundamentales; transporte, alojamiento y actividades. Hay otras categorías para las que se asigna un presupuesto de antemano, como los indispensables alimentos, pero a menos que tu viaje se oriente al turismo gastronómico o que vayas a un destino exótico y quieras averiguar qué se come ahí, por lo general no se hacen muchos planes respecto a qué y dónde comer.

planear-viaje

Los traslados, el alojamiento y algunas actividades son cuestiones que tendemos a planear con cuidado, porque la anticipación es clave para el ahorro, son servicios que tienen alta demanda en las temporadas altas y porque si no los aseguramos, difícilmente podremos disfrutar del viaje.

Hay muchas estrategias para encontrar y reservar vuelos baratos. También existen buscadores para comparar y seleccionar hoteles. Pero cuando del alojamiento se trata, buscamos algo más que ahorrar. Sin duda queremos encontrar un buen hotel a buen precio, aunque suene a eslogan publicitario, pero a la hora de saber en qué fijarnos para determinar si un hotel es bueno, podemos sentirnos un poco perdidos. ¿Son las estrellas, la ubicación, las valoraciones de otros huéspedes, los servicios?

Por supuesto que todo lo anterior cuenta. Pero algo que solemos dejar de lado, y que debería ser lo más importante a considerar, es nuestro estilo de viajar. ¿Somos aventureros o nos gusta ir a la segura? ¿Queremos un viaje tranquilo o lleno de actividad y sorpresas? ¿Nos gusta que nos atiendan a cuerpo de rey o preferimos salir, recorrer las calles y ver qué nos ofrece la ciudad?

Como sea que te guste viajar, seguramente hay una opción de alojamiento a tu medida. Además de todas las técnicas que ya usas para elegir dónde hospedarte, considera qué tipo de viajero eres. Así, en tu próximo viaje sólo pagarás por lo que necesitas y realmente aprecias.

Vacacionista clásico

Para ti, las vacaciones son sinónimo de hacer lo menos posible y dejarte consentir. Sí, quieres conocer los principales atractivos del lugar que visitas, disfrutar la gastronomía local y tomar fotos increíbles para presumir a tus amigos cuando vuelvas. Pero ante todo quieres deshacerte del estrés, descansar cuanto puedas y no preocuparte por cuestiones como a dónde ir a desayunar o cómo llegar a tal parque o museo.

turistas

La mejor opción para ti son los hoteles “todo incluido”, que te dan todos los servicios y atenciones que puedas desear, para que no tengas que moverte de la playa o el spa, si así lo quieres. En hoteles como estos suele haber más de un restaurante, o uno muy bien provisto, donde se sirven especialidades de la gastronomía local, así como platillos de cocinas internacionales. También cuentan con boutiques de regalos y hasta tienen sus propias agencias de viajes, para que reserves tours a los destinos cercanos. “Todo incluido” es igual a cero preocupaciones.

Viajero de negocios

Los viajes son parte de tu trabajo y esta es una de las razones por las que adoras tu profesión. Cumplir puntualmente con todas las actividades de tu agenda es la máxima prioridad, por ello te concentras en aspectos como la ubicación y los servicios ejecutivos.

Tu mejor alternativa son los hoteles que se ubican en puntos estratégicos para el turismo de negocios, los cuales pueden ser los principales distritos financieros de la ciudad, los centros de convenciones y los aeropuertos. Estos hoteles cuentan con los servicios e instalaciones más necesarios para un viajero de negocios, como salas de cómputo, espacios para juntas y reuniones, transporte ejecutivo y, por supuesto, conexión a internet en todas las instalaciones. Los alojamientos que se encuentran en los aeropuertos, como los hoteles en el aeropuerto del DF, por ejemplo, también reúnen estas características, porque muchos viajeros de negocios tienen que hacer largas escalas o trasladarse rápidamente de un destino a otro y prefieren estar en las inmediaciones de la terminal aérea.

viajero-negocios

Aventurero

Tu viaje soñado incluye sorpresas, descubrimientos y mucha, mucha acción. No encuentras sentido en pasar un día completo en el hotel, por más lujoso y cómodo que éste sea. Tú quieres salir a recorrer las calles, platicar con la gente del lugar y encontrar esos lugares únicos, que no aparecen en las guías.

Si no vas a estar en el hotel más que para dormir, darte una ducha y cambiarte de ropa, no tienes que pagar por servicios y detalles que no usarás. Algunas opciones cómodas, seguras y económicas para los viajeros incansables son los hostales, los albergues o los alojamientos rurales. Por lo general, cuentan con los servicios indispensables para el descanso, aseo y seguridad de los viajeros; además, facilitan otras experiencias buscadas por los adeptos al turismo de aventuras, como la convivencia con viajeros de todas las latitudes.

viajar1

La productividad también viaja ?>

La productividad también viaja

Como experto en viajes de negocios, sé que uno de los inconvenientes más recurrentes en el itinerario de los ejecutivos es la pérdida de tiempo, ya sea por la duración del vuelo, las escalas, los traslados y las tiempos muertosocasionales cancelaciones de reuniones o eventos. Todo esto contribuye a que el viaje sea más agotador y muchas veces tedioso.

Sin embargo, esos “tiempos muertos” pueden convertirse en oportunidades para trabajar, aprender, resolver pendientes o simplemente para descansar, relajarse y estar más que listos al momento de entrar en acción. Hay varios dispositivos y estrategias en los que puedes apoyarte para que la productividad te acompañe a todas partes. Te los comento a continuación.

Prefiere los vuelos con internet a bordo

Una reconocida publicación para ejecutivos enfatiza esta recomendación. Sin embargo, yo añadiría que es conveniente sobre todo para los vuelos largos, con una duración de cuatro horas o más. Si viajas al interior de la república, por ejemplo, y tu vuelo no durará más de dos horas, puedes aprovechar sin culpa las promociones VivaAerobus, aunque no estés conectado durante el vuelo. Ahora que si viajas a Estados Unidos, Canadá o Europa, y pasarás hasta doce horas o más en el avión, entonces sí que te conviene tener conexión; así podrás intercalar ratos de descanso, con momentos para revisar tu presentación, estar en contacto con la oficina o responder tus correos pendientes.

Lleva material de lectura

Gracias a la tecnología, hoy puedes viajar con toda una biblioteca en tu tablet o smartphone. Si hay una publicación que no hayas tenido tiempo de revisar, ya sea para estar al día con lo que sucede en tu industria o para disfrutar de una buena obra literaria, los viajes son el mejor momento para ponerse al corriente. Mi recomendación es que, dependiendo de la duración de tu vuelo, selecciones varios títulos, con temáticas diferentes. Así también podrás variar tus lecturas. Una buena práctica es incluir una publicación acerca del lugar que visitas, para que no estés tan perdido al llegar y además tengas algunos temas que faciliten la conversación con tus socios locales.lectura-aeropuerto

Organiza tu itinerario

No tienes que apegarte a él estrictamente, ni dejar de estar preparado para la improvisación, pero sí es importante contar con una agenda de actividades. Anota los compromisos que ya tienes y no puedes perder, así como los eventos a los que te interesaría asistir (si se trata de un congreso o convención, por ejemplo). Revisa que ninguna de las citas importantes se empalme y si tienes algún plan para el día de tu llegada, asegúrate de que cuentas con tiempo suficiente para trasladarte del aeropuerto al hotel y de ahí al lugar de tu cita. Prevé también descansos y, de ser posible, algún paseo para conocer un poco de la ciudad que visitas. Dirás que no se trata de hacer turismo, pero lo cierto es que conocer parte de la cultura, el estilo de vida y el lugar donde viven tus socios o clientes potenciales puede darte información relevante para los negocios, además de que será una excelente forma de relajarte.

Descansa y cuida tu salud

Los viajes de negocios pueden ser muy desgastantes, sobre todo cuando son vuelos internacionales, que además del tiempo de vuelo y las escalas implican ajustes en el horario. Como ya te sugería, distribuye el tiempo del vuelo en momentos para trabajar y momentos para descansar y relajarte. Si pasarás mucho tiempo en una escala, busca un lugar del aeropuerto en el que puedas pasar un rato agradable y tranquilo; algunos cuentan con spas y gimnasios, así que no estará mal tomarse un tiempo para hacer ejercicios. Siempre que puedas, evita compromisos para el día de tu llegada; aprovecha para trasladarte con calma al hotel, darte una ducha, conocer un poco el entorno y ajustarte al horario. Cuida tu alimentación y procura hacer un poco de ejercicio. Los hoteles ejecutivos suelen estar perfectamente equipados para que puedas dedicar tiempo a este tipo de actividades.descansar

Viajar de Lujo ?>

Viajar de Lujo

Si de por si para muchas personas ya nos es difícil viajar 1 o 2 veces al año ahora me gustaría compartirles lo que se puede conseguir con el dinero suficiente, viajes de lujo y extravagancia.

1.- Viajar en helicóptero ya es suficientemente caro y si ahora le agregamos tener que viajar a un país que esta en otro continente y los hoteles según las noches que planearas quedarte ya estaríamos hablando de un viaje de lujo y excesos, afortunadamente el exceso que yo les propondría seria el de naturaleza, si eres capaz de pagar 12,000 Dlls, podrás rentar por una hora un vuelo privado a la isla remota de Stewart donde te garantizo tendrás un espectáculo natural.isla stewart

2.-Vamos a empezar con un precio que deja fuera a la mayoría de los interesados 76,100 Dlls es lo que te cuesta un crucero en Francia que visita la mayoría de los castillos mas importantes y representativos del vino Francés, te incluye cenas al aire libre y seis noches en la barcaza  Belmond Napoleón, interesante la propuesta pero; ¿y el queso?vino

3.-Un crucero en sudamerica, no debería ser caro; si tomamos en cuenta que la mayoría vivimos en el mismo continente esto debería ser accesible, pero no cumpliría con la intención de este post así que viajar en este crucero tiene un precio de 120,000 Dlls, estarás a la mar 72 días y la relación de tripulación huéspedes es de 1 a 1.6 lo que quiere decir que siempre estarás bien atendido, recorre la mayoría del caribe y otros destinos, regresando a miami como destino final.crucero sudamerica